Una tortuga en tu argumento

Patricia Highsmith en su libro "Suspense" explica detalles sobre su proceso de escritura.
Patricia Highsmith en su libro “Suspense” explica detalles sobre su proceso de escritura.

Para muchos de vosotros, y quizá para ti, la búsqueda de idea para un cortometraje no es un problema. Si estás siguiendo un curso de guion probablemente ya tienes una idea o varias en la cabeza. Con cierta frecuencia el problema aparece más tarde: cuando hay que desarrollar el argumento, y después de la exposición de la idea necesitas buscar un desarrollo interesante. En la escritura de la storyline es frecuente toparse de frente con la falta de trama eficaz (e incluso ineficaz) que proporcione el soporte dramático que necesita tu idea. Si ocurre en un cortometraje, te puedes imaginar que en un largometraje o en un episodio de televisión, la búsqueda de argumentos que den forma a una idea es uno de los pasos cruciales del proceso. Evidente, ¿verdad? Pero los argumentos no llegan solos y te sorprendería comprobar la cantidad de ideas que rulan por ahí pidiendo a gritos una trama.

Si ya tienes el argumento que ponga en pie tu idea, te puedes encontrar con que le falta fuerza. Y esa fuerza debe venir de un elemento narrativo que no acabas de encontrar. Me gustaría inventar una fórmula matemática para encontrar ese elemento definitivo, pero no la tengo. No tienes más remedio que entrar en la inquietante fase de la búsqueda. Esto de no encontrar la fórmula es bastante positivo, porque precisamente en medio de esos problemones sientes en tu interior que te estás convirtiendo en un auténtico guionista, en una auténtica guionista, y eso, pese a la desesperación, da bastante gustito.

A falta de fórmulas , te traigo a la mismísima Patricia Highsmith, para que corra en tu auxilio. En su libro “Suspense” una de las joyas bibliográficas sobre escritura que no me canso de recomendar, nos deja una sugerencia que quiero compartir en este post.

Patricia Highsmith cuenta cómo muchas veces tiene en su cabeza ideas que se mantienen ahí durante un tiempo, pero que necesita unirse al germen de otra historia para crecer. Uno de sus relatos “la tortuga de agua dulce” estuvo en su cabeza durante cerca de un año, pero no encontraba el elemento que la llevase al papel. Trata de una madre viuda, dibujante comercial que tiene un hijo de diez años al que ha convertido en un pequeño “neurótico atormentado” a base de hacerle llevar ropa demasiado infantil y de obligarle a alabar sus dibujos. Un día, Patricia Highsmith encontró en un libro de cocina una terrible receta de estofado de tortuga. La tortuga debía ser hervida viva . La receta le reveló lo que necesitaba para dar forma a su historia. Transcribo unas líneas de “suspense”:

La madre llega a casa con una tortuga de agua dulce para preparar un estofado. Al principio el pequeño cree que la tortuga es para él (….)el pequeño presencia la muerte del animalito en agua hirviente y todo el resentimiento reprimido y el odio que su madre le inspira salen a la superficie.

Y no cuento más.

El argumento de tu cortometraje agradecerá un elemento narrativo que le dé potencia y cohesión; y si al mismo tiempo inventas una exquisita venganza contra las cocineras cruentas, mejor. Los reptiles de agua dulce y el universo te lo agradecerán con un contrato en Hollywood.

Un comentario en “Una tortuga en tu argumento”

  1. Gran libro, aunque creo que descatalogado. El relato del niño y la tortuga es genial, como casi todo lo que escribió esta gran autora. Gracias por el artículo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s